“Oye, tú”, le dice el entrenador de atletismo a un tímido niño que acompañaba a su hermana. “Flaco. Patas largas. Serías bueno para correr, ¿quieres entrenar?”.

Rafael Muñoz aceptó. Y no le gustó nada. “En mi primera corrida quedé muy adolorido, ahí dije que nunca más toco una pista”, relata.

Por algún motivo, a la semana volvió a correr. Ahora el nacido en Coronel, flaco y de piernas largas, es una promesa del deporte y competirá en los 400 metros de Atletismo de los Juegos Deportivos Nacionales.

“Menos mal que a los 400 le achunté”, dice riendo. Porque primero intentó sin suerte en el salto largo y en los 100, 800 y 1500 metros. Incluso, mucho antes, lo que le interesaba a Muñoz era ser futbolista y pasó por las juveniles de Lota Schwager y Huachipato.

Había algo que hacía que las cosas no le resultarán como esperaba. “Al principio era muy desordenado, me gustaba hacer otras cosas antes que el deporte. Pero después me lo empecé a tomar muy en serio y entrené muy duro, y pude ganar los Juegos Nacionales Juveniles el 2015 y he sido nominado a la selección chilena”.

Ahora su desafío es ganarle a otro exponente: Sergio Aldea, el aysenino que en febrero obtuvo un nuevo récord nacionales en los 400 metros planos indoor.

Sin embargo, Muñoz amenaza. “En Concepción me voy a hacer respetar. Aquí soy difícil, no me dejo perder. Además viene toda mi familia y tienen que verme ganar”.

Compartir