“Hoy me levanté y vine al estadio con la idea de buscar la marca, y pensé en morir en el intento”, contaba Jennifer González, sobre los anhelos que cruzaban en su mente esta mañana, previo a correr los 10.000 metros planos de los Juegos Deportivos Nacionales, en el Biobío.

Y no se equivocó. Representando a la Región Metropolitana, se quedó con el oro en la competencia que se disputó en el recinto Ester Roa de Concepción.

Pero hay otro motivo para celebrar. No sólo otra medalla más le cuelga del cuello, tras ganar además los 5.000 metros planos; con su tiempo ganó el derecho a estar en los Sudamericanos de Paraguay de julio.

Al terminar su carrera confesó  estar “muy emocionada, fue un proceso de mucho sacrificio y solitario. Lo más duro de las competencias es el proceso, no la competencia en sí: pero sabía que lo podía lograr”.

No fue, sin embargo, una carrera fácil. Sabía que tenía que darlo todo en el intento. A pesar de las heridas, había que lograr el objetivo. “Cuando pasé los primeros 5.000 iba muy por sobre la marca, pero a los 7.000 sufrí muchísimo cuando empecé a hacerme una herida en el pie. Pero llevaba una calculadora en la cabeza y sabía que estaba logrando el mínimo para clasificar “, cuenta.

Ahora, González puede soñar en seguir creciendo como deportista. Aunque sabe que queda mucho trabajo. “La felicidad me dura por ahora, después tengo que trabajar en lo que viene. Hay un largo camino”.

Compartir