Ya a los 15 años Jose Luis López era un pequeño gigante. En Chimbarongo, donde nació, sin darse cuenta superaba el metro ochenta y cinco; sus compañeros tenían que levantar la mirada para conversar con él.

Por eso, en el colegio pensaron que era ideal para el básquetbol. “Hasta que me dijeron que había un torneo de balonmano y me invitaron a jugar, y desde ahí no lo dejé más”, cuenta el jugador que representa a su región por Unión Machalí.

Desde ese momento que comenzó un importante ascenso en su carrera en el deporte. Ahora, con 18 años y 1,92 de altura, llegó a ser seleccionado nacional. De su primera nominación recuerda el momento más emotivo que vino en su debut oficial, “escuchar el himno nacional es una sensación muy grande”.

 

A comienzos de año, López fue parte de la histórica presentación de la “Roja” del balonmano en el Mundial de Francia. Pero en suelo europeo también vivió su mayor frustración jugando por Chile, “fue cuando perdimos con Arabia Saudita. El camarín estaba muy golpeado, pero hay que saber dar vuelta la página rápido”.

Con ese recorrido por la disciplina, Jose Luis es el líder natural y el jugador con mayor experiencia en su equipo.

El balonmano masculino hará su estreno en los Juegos Deportivos Nacionales y Paranacionales en el Polideportivo Los Ángeles, entre el 13 y 19 de mayo.

Compartir